jueves, 30 de agosto de 2012

El trío de villanos: Ratonius Ratus, Ruin el servil y Pata-ata (1970)

En el primer catálogo de plástico duro (1970) salieron los primeros personajes de Anteojito, entre ellos este trío de villanos que hacían de las suyas en “Villa Trompeta”



Al comienzo eran solo dos, Ruin el servil y Pata-atá. Ya el nombre de Ruin el servil describe su despreciable espíritu: Bajito narigón y con una gran galera. En un principio su piel era verde, lo que le confería una apariencia todavía más siniestra, luego lo pintaron de color piel.




Pata-atá es el que no tiene todas las luces, típico entre los grupos de villanos. Es el más alto y lleva como sombrero un sartén invertido.




Ratonius Ratus  apareció después, en la revista Antifaz numero 1 (1967). Es un personaje misterioso y siniestro, todo vestido en negro y con su rostro oculto. El nombre deja entrever que es una rata, no sé si físicamente o en su personalidad. El Jack viene pintado de negro opaco, mate digamos, diferente al negro brilloso que habitualmente se utilizaba.




Estos tres personajes no volvieron a salir en ningún otro catálogo y no tienen variantes de color.

Imágenes de historieta

Una hoja de historieta donde aparece este trio. Pertenece a la revista Anteojito, no se número ni fecha porque la conservo suelta de cuando era pibe; pero es de los 70s


Tapa de la Anteojito nº 106 (diciembre de 1966) con el duo haciendo de las suyas. Gentileza de Omarcitus.



El primer Ratonius en una viñeta de la revista Antifaz nº 1 y la tapa de la nº 2 con nuestro amigo luciéndose; también gentileza de Caros Carella. Me causa mucha gracia Ratonius sacándose una máscara, jaja.




Anécdota personal: Nací a fines del año 70, pero no sé cómo en mi colección tengo piezas de esa época. El Ratonius que recuerde nunca lo tuve; lo  miraba el catálogo de Anteojito y lo deseaba, ya que era un personaje que ejercía un gran atractivo sobre mí.
En el fondo de mi casa había una de esas calesitas que se mueven a fuerza humana, con un volante quieto que se encuentra en el medio. Un día cuando ya no era tan chico, con mis amigos se nos ocurrió dar vuelta la calesita y para mi sorpresa, del medio del caño salieron unos Jack: Pepino el payaso versión esfumada, el mono,  y algún otro; y entre ellos un Ratonius ratus destrozado (es el de la foto de abajo). Me causó un gran impacto ver ese personaje tan misterioso salir del interior de mi calesita. Ya de grande lo conseguí sanito. 


6 comentarios:

  1. ¡¡¡FELICITACIONES, DARIO!!! Impecable la labor que estás llevando a cabo en éste blog!

    Un abrazo.

    LUIS ARDOUIN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis. Y más viniendo de alguien como vos que tambien pone tanto trabajo y amor en lo que hace. Abrazo.

      Eliminar
  2. Darío!!! tu casa es mágica!!! de la calesita salieron muñequitos jack!!!! en el galponcito encontraste las sorpresitas!!!! eso sí que es genial!!!.
    Buenísimo el post!!!! solo algo que debes cambiar que ahora te lo digo por e-mail!!!
    Seguí así!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, que bueno lo de la casa mágica. Y gracias por el asesoramiento; ya lo cambié.

      Eliminar
  3. Estos personajes fueron muy importantes, indispensables para los guiones de Anteojito. Es notable la similitud entre Ratonius y el Granhampa, siempre el concepto de "negro" en este tipo de malvados (sumamos a "Dedo Negro" no en la ropa sí en el nombre)
    Muy buena la anécdota de la calesita. A veces nos encontramos con cosas que no eran nuestras pero sí tal vez de algún hermano o primo o amigo de alguien que vino un dia a jugar a casa vaya a saber.
    Los he tenido de grande a estos personajes.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo que comparten además del negro como símbolo de lo malo es el misterio, ya que ninguno se deja ver como es, ocultándose en lo oscuro.
      Y es una incógnita la procedencia de ese y otros jack (tenia tres del 79 tambien en mi colección, los de plástico blando) ya que no tengo hermanos mayores, y soy el mayor de los primos de mi generación... enigmas de la vida.

      Eliminar