sábado, 5 de abril de 2014

Galeria del terror, monstruos y mitos: Frankenstein Diablo Esqueleto Tutankamon (1977) King Kong (1978) Drácula (1979)

Entre 1977 y 1979 Jack saca varias miniaturas sueltas, al margen de las colecciones temáticas, como suele hacer. Hay un puñado que son personajes clásicos del terror y aledaños. Aquí rejunté algunos, no sé si exactamente están relacionados pero es una buena escusa para mostrarlos.
Material sobre el tema hay a patadas y no me explayaré en profundidad, pero como siempre unas pinceladas de cada uno verán.


Frankenstein (1977)
La miniatura es una especie de caricatura del monstruo interpretado por Boris Karloff, que quedó como estereotipo en el inconsciente colectivo. En el catálogo figura como “Frankenstein”, pero en realidad ese es el apellido de su creador, mientras el monstruo no tiene nombre; este es un error muy común en la cultura popular que llama habitualmente al ser como su creador.




Aquí lo vemos comparado con el Frankenstein de Titanes en el ring de 1973 que es mucho más dinámico y detallado al lado del otro, rígido y grotesco. Es natural, en el 77 Jack ya estaba decayendo.


1915 fue conocido como el año sin verano, ya que hubo un “invierno volcánico” en el hemisferio norte. Mary Shelley y su marido se trasladaron a la casa de Lord Byron en Suiza, quien desafió a sus invitados a escribir una historia de terror. Allí nació la semilla de Frankenstein o el moderno Prometeo, que Shelley completó luego. Esta narración de terror gótico es considerada la primera obra de ciencia ficción.


Antigua portada del clásico de Shelley

Frankenstein en cine
La primera película fue un corto mudo de 1910 producido por Thomas Edison, pero la más popular fue el largo de 1931 con Boris Karloff interpretando al monstruo.


Tuvo tanto éxito que en 1935 se estrenó “la novia de Frankenstein” quizá mejor que la anterior, nuevamente dirigida por James Whale con Karloff como el monstruo y Valerie Hobson como la novia.


Una maravilla de la comedia “el joven Frankenstein” (1974) dirigida por Mel Brooks y protagonizada por Gene Wilder, Peter Boyle y Marty Feldman entre otros.


El famoso Frankenstein de lata japonés de los 60s


Diablo (1977)
La mismísima encarnación del mal, aunque esta miniatura no da mucho miedo que digamos. Con su clásico tridente, cola puntiaguda y cuernos. Esta pieza es bastante difícil, sobre todo por su cola.




Las variantes consisten en otras tonalidades de los mismos colores, como se ve en la foto


Aquí lo vemos junto al Rojo de la colección de Cartoon Network


Para el cristianismo el diablo es el adversario de Dios, tentador de los humanos para llevarlos al camino del mal y la oscuridad. La palabra significa acusador o calumniador. Su origen fue cuando un ángel de Dios se trastornó por soberbia y envidia y fue arrojado a los infiernos.


La caída según el ilustrador francés Gustave Dore (1832-1883)

En el arte de todos los tiempos existen incontables representaciones de este ser y otros demonios donde los artistas han dejado volar su imaginación creando seres de pesadilla. Imaginemos el impacto del espectador en una época donde no existía el cine, y de hecho era muy difícil acceder a cualquier imagen. Aquí algunas muestras:

San Agustín y el diablo del austriaco Michael Pacher (1435-1498)


El infierno por Fra Angélico (1390-1455) fragmento del Juicio final


El infierno según el Bosco (c.1450-1516) panel derecho del Jardín de las delicias


Las tentaciones de San Antonio por Matthias Grünewald (1470-1528), una de las tablas del Retablo de Isemheim


La misma temática por un surrealista del siglo XX, Max Ernst (1891-1976)


Uno moderno tratando de tentar a Cristo, por el ilustrador e historietista Simón Bisley


Todas las culturas antiguas sin contacto entre sí han tenido sus demonios, su encarnación del mal. Abajo vemos las famosas diabladas de Bolivia, danzas que representan la lucha del bien contra el mal y reúnen elementos de la religión Católica con tradiciones andinas.


En cine también tiene muchas representaciones, abajo Haxan, terrorífica película sueca de 1922 que fue muy polémica para su época; fue censurada y prohibida en varios países como EEUU.


Aquí uno que decidió pasarse a las filas del bien, cortándose los cuernos con una amoladora… Hellboy


El diablo símbolo de independiente, junto a otro símbolo vivo, Bochini.


El mismísimo Ricky Fort, descendiente directo de los chocolateros, en el programa de Tinelli.


Anécdota personal: De chico era ultrafanático de los dinosaurios, y no sé porqué creía que el diablo era un dinosaurio. Recuerdo en aquellas lejanas épocas, de las cuales me quedan pocos recuerdo fragmentados, que dibujaba dinosaurios y entre ellos un diablo. Quizá por esto me había hecho hincha de independiente y mi color favorito era el rojo. Recuerdo también lejanamente un traje que me había cosido mi vieja, con su cola de alambre y una careta de plástico que andaba en la caja de juguetes en el galpón de mi casa. Una vez volví a ver una igual en un local de cosas viejas en San Telmo.

Esqueleto (1977)
Un esqueleto es el conjunto de huesos que sirve como sostén a los tejidos blandos del cuerpo; pero en el mismo catálogo de los personajes anteriores creo que Felfort lo realizó por su lado “terrorifico”. Cuando la vida abandona el cuerpo y los tejidos blandos se pudren el esqueleto queda a la vista y nos enrostra la muerte.
La figura del esqueleto es recurrente en toda película clásica de terror, de esas que veíamos los sábados a la tarde en cine de super acción, por canal 11. 
Es uno de los Jacks más difíciles de todos los tiempos por su fragilidad.





Variantes existen desde el cremita claro al amarillo


El esqueleto humano en una de las chapas que traía la revista Anteojito allá por los 70s



Tradicionalmente se utilizó la figura del esqueleto como recordatorio de lo pasajero de la vida. Clásico en el arte es el tema de “la danza de la muerte” donde humanos bailan (no muy a gusto) con esqueletos en una danza que los lleva al descanso eterno. Abajo una de Hans Holbein el joven (c.1497-1543) diseñada para algún objeto utilitario que no logro descifrar.


Los mexicanos son maestros en el arte de representar la muerte y festejarla. El mejor para mi gusto fue el grabador Guadalupe Posada (1852-1913) quien imprimió un humor inquietante al tema.


La lucha por la vida, del artista austriaco Ivo Saliger (1894-1987) donde un médico lucha con un esqueleto para salvar a una mujer.


Un osario es un lugar donde guardar huesos humanos. Es siempre impresionante cuando están a la vista, pero el más terrorífico de todos es el Osario de Sedlec en Checoslovaquia, donde por la gran cantidad de huesos contrataron a un un tallista de madera para que los “acomodara” dando los macabros resultados que podemos ver. Abajo detalles de lámpara y escudo.



La fantástica “Danza de los esqueletos”, corto de Walt Disney de 1929


El mejor creador de esqueletos cinematográficos en stop motion, el gran Ray Harryhausen (1920-2013) abajo una escena de Jason y los argonautas.


Anécdota personal: De pibe saqué un esqueleto del chocolate, es tan frágil que no tengo en la memoria la pieza entera, la recuerdo rota, sin una pierna, como si así la hubiese sacado del chocolate. Conservé mis Jack de pibe, pero ese esqueleto roto no estaba… vaya a saber donde fue a parar.

Tutankamon (1977)
No sé si esta pieza corresponde a este post, pero ya que está en el mismo catálogo que las tres anteriores y está envuelta en la leyenda de la maldición, además de que las momias de por sí tienen lugar privilegiado en la galería del terror clásico, decidí incorporarla. En todo caso la idea es mostrar la pieza.




Como variantes existen unas que no poseen el esfumado verde y otras que lo tienen más oscuro.

Junto a la momia de Titanes y el esqueleto


Neb-jeperu-Ra Tut-anj-Amón, conocido como Tutankamón, fue un faraón menor en la historia del antiguo Egipto; gobernó solo durante nueve años y es recordado por haber restablecido el antiguo orden social y religioso que había revolucionado Akenatón con su monoteísmo. 


Pero pese a esto es el faraón más conocido en nuestro tiempo ya que su tumba es la única que permaneció intacta sin ser saqueada… bueno, es un decir ya que en realidad la saquearon los ingleses, pero lo que ellos hacen no se llama saqueo ;). 


Lo más conocido del tesoro, la máscara mortuoria

Esta tumba permaneció intacta decía ya que era muy pequeña y no había sido encontrada por los ladrones de tumbas. En 1922 se encontraron con un tesoro maravilloso dentro de ella, ni podemos imaginar entonces lo que habrán sido las tumbas de los grandes faraones


Además del tesoro en si la tumba está decorada con bellísimas pinturas

La maldición
Se dice que los que inquieten el descanso eterno de un faraón serán malditos. Parece que en el muro de entrada a la tumba de Tutankamon había una inscripción que decía algo como “la muerte tocará con sus alas al que estorbe la paz del faraón”, esto no es comprobable porque el muro fue derribado, pero así cuentan. El hecho es que varias personas relacionadas al descubrimiento murieron en los meses sucesivos. El propio Lord Karnabon, quien había financiado el proyecto murió en el Cairo. Parece que lo había picado un mosquito y la herida se infectó; el hecho es que cuando él murió se cortó la energía eléctrica en todo el Cairo (llamaron a la compañía y no supieron explicar este fenómeno) y Susie, la perra de Karnavon, dio un terrible aullido y cayó muerta en Londres en ese mismo momento. Cuando se hizo la autopsia de la momia descubrieron que tenía una herida en el mismo lugar donde el mosquito picó a Karnabom.
Luego siguieron dándose varias misteriosas muertes más, una treintena más o menos, aunque el egiptólogo Howard Carter, quien fue el real descubridor, murió de causas naturales años después. 


La leyenda se reavivó en la década del 60 y 70, cuando las piezas que permanecieron el Cairo salieron a mostrase en Europa, los directores del museo murieron al poco tiempo de firmar la autorización, y los pilotos que trasportaron las piezas sufrieron accidentes.
La última víctima atribuida a la maldición fue Ian McShane quien durante la filmación de la película en los años ochenta sobre la maldición tuvo un grave accidente de auto.

Las momias
Las momias son cadáveres conservados después de la muerte; en casos como el egipcio y otras culturas este proceso se hacía de forma artificial, conservándose por largos siglos. Al igual que el esqueleto la momia recuerda la muerte. Hay infinidad de películas sobre momias, la más legendaria es la de 1932 interpretada por Boris Karloff.


King Kong (1978)
El estreno de la King Kong de Laurentiis en 1977 fue furor en nuestro país, hasta trajeron al bicho para hacer shows en vivo. Felfort, ni lerdo ni perezoso, aprovecho la boleada y sacó la miniatura, sin mucho esfuerzo claro ya que recicló la matriz del gorila de fines de los 70s.




La variante más común no es la de estas fotos, sino una más anaranjada que no les puedo mostrar ya que no la tengo.

Abajo vemos al gorila de goma de 1967-68 comparado con el King Kong. Obviamente el mismo muñeco, pero esta vez en plástico duro. Si vemos la primera foto del post donde están todas las miniaturas juntas notaremos que esta es más pequeña, ya que los jacks de los 60s eran de menor tamaño.


En el 80 Kong siguió saliendo en catálogo, en ese entonces hacian unas mini historietas publicitarias en la revista Anteojito y a Kong le tocó una


King Kong es un monstro nacido para el cine. La película se entrenó en 1933 y fue un hito del stop motion para crear criaturas fantásticas. Fue impactante en su momento e hizo escuela; gracias a ella surgieron grossos como Harrihausen o Peter Jackson, que cuando la vio de niño decidió ser cineasta.


El gran gorila se convirtió en un ícono de la cultura popular, incluso en oriente donde hicieron varias bizarreadas como King Kong contra Godzilla (1962) o el escape de King Kong (1967, imagen abajo) donde también aparece un gorila metálico.


Estrictamente remakes hay dos, la primera es la producida por Dino de Laurentiis de 1976, éxito de taquilla y destrozada por la crítica. Si bien he de reconocer que como película es la peor de las tres, en lo personal es la que más me gusta, me parece la más emocionante y sentimental, y la que más capta la idea de que el real monstruo es el humano civilizado.



Impresionante ilustración para publicitar la película

Donde terminó King Kong?
Corría el año 1978 y ya en todo el mundo estaban denunciando los crímenes de lesa humanidad de la dictadura argentina, la más sangrienta y terrorífica de las tres que sufrimos. Nunca entendí, y creo que no está debidamente explicado, porque los capos del fútbol mundial eligieron Argentina como la sede del mundial de ese año, cosa que les vino como anillo al dedo a los milicos para tapar el genocidio. Todo show venía bien con ese fin y entre otras cosas se anunció a King Kong en la Argentina. Extrañamente (o no tanto) se hacía una tremenda propaganda desde el gobierno y de hecho el inmenso gorila fue transportado en barcos militares y trasladado por la avenida Santa Fe a contramano,  transmitido en vivo por el canal oficial.


Se montó una carpa en la sociedad rural (otra casualidad?) donde se realizaba un show circense lamentable. Al final un locutor introducía con un delirante discurso a King; se abría el telón y el gorila hablaba con el público… si, leíste bien, hablaba, contaba que era incha de boca, amigo del increíble Hulk y otros delirios por el estilo. Después de unos 15 minutos un payaso lo hacía calentar, rompía las cadenas, el locutor decía al publico que corriera por su vida y el telón se cerraba. Así de triste, igual que los suvenir que vendían a la salida.
A los empresarios se les ocurrió llevar el show a la ciudad balnearia de Mar del plata. Pero el show fue un rotundo fracaso, en parte porque lo armaron tarde, en parte porque la mayoría de la gente lo había visto en Buenos Aires y encima habían duplicado el valor de las ya caras entradas. La cosa ya era insostenible, se venía el invierno y los codiciosos empresarios ya estaban llenos de deudas y el gobierno militar se lavó las manos como siempre. Lo reclamaban de la Paramount, pero el traslado era carísimo. Cuestión que taparon con una precaria lona al pobre Kong y así tuvo que pasar un crudo invierno lleno de lluvias, deteriorándose cada día más.


Nadie sabe exactamente qué pasó con el inmenso muñeco. Algunos juran haberlo visto arrumbado en la ciudad deportiva de  Boca Junior, otros en un galpón de Devoto, otros dicen que lo compró un farmacéutico marplatense y lo colocó sentado en la calle mirando hacia el mar, otros dicen que un circo de mala muerte lo compró como chatarra y lo llevó a  recorrer el interior del país. La hipótesis más aceptada es que quedó arrumbado en …. , allí las ratas fueron comiendo el pelo (construido con crin de 600 caballos argentinos) y hasta otros materiales sintéticos; luego la gente de la villa vio el metal de su interior y lo fueron desmantelando para construir sus viviendas o vender como fierro viejo. Estarán partes de Kong en algún techo o pared de aquella villa? Lo cierto es que nadie sabe con certeza que pasó con aquel inmenso autómata de tres millones de dólares, permanece como un desaparecido más de aquellos oscuros tiempos.


Como comentaba antes Peter Jackson decidió dedicar su vida al cine cuando de niño vio la primera King Kong, y se dio el gusto de hacer una segunda remake en el 2005.


Aquí vemos una colección de juguetes de Kong. No tengo la data pero parecen bastante viejitos.


Recuerdo que coleccionaba las figuritas, que eran fotogramas de la película enmarcadas en un diseño kitch. También traían extras de futbol, superhéroes y otras yerbas, cosa común en la época.


Anécdota personal: Fui a ver la película en su estreno, cuando la dieron aquí en mi barrio. Mi hermano era muy chico y del embole que se pegó se durmió al poco tiempo de empezada la película; yo no se lo pude perdonar.
Cuando en 1986 hicieron la secuela, donde al gorila lo revivían con un gigantesco corazón artificial, fuimos a verla con mi abuelo a un cine de Lomas de Zamora. Eran vacaciones de invierno y la sala estaba repleta, no cabía un alfiler. Tuvimos que ir al gallinero, primera vez en la vida que pasaba. Aunque afuera era invierno adentro hacia tremendo calor y se olía el sudor de miles de pibes y adultos. No va que a unos asientos nuestros un pibito se caga!!! Si, perdonen la falta de sutileza pero tengo que contarla así, no fue un gas, literalmente se caga y mal. La madre se lo lleva afuera, pero deja una baranda insoportable. Es lo único que recuerdo de esa pésima película.

Drácula (1979)
Monstruo clásico si los hay, y el último que sacó Jack. Tiene una base de pintura negra, arriba con una mancha rosa, destaca el rostro con dos colmillos blancos, que más que colmillos parecen bigotes ya que suelen venir grotescamente pintados. Estas dos capas en el rostro, que suelen ser bastante densas, no dejan ver sus detalles.




Hay un par de variantes extrañas, que a simple vista perecen iguales pero comparadas no lo son, tienen distintos tamaño y hasta la cabeza en otra dirección. Vaya a saber porque rareza Felfort hizo distintas matrices, o serán deformaciones? La cuestión es que no es nada demasiado destacable, sólo para coleccionistas obsesivos. Abajo se pueden ver dos de ellas, pero he visto por lo menos tres.


Si bien las historias de vampiros vienen de tiempos inmemoriales Drácula, nacido en la novela homónima que Bram Stoker publicó en 1897, es el más famoso de ellos. 
Una de las primeras apariciones en cine fue Nosferatu, una sinfonía del horror (1922) Interpretado por Max Schreck y dirigida por F. W. Murnau, quien quiso llevar a la pantalla grande la historia de Stoker, pero como su estudio no logró hacerse con los derechos decidió filmar su propia versión, por cierto más que parecida a la original, cambiando el nombre a los personajes. 


La viuda de Stoker hizo juicio y se obligaron a quemar todas las copias existentes de la película. Por fortuna un número reducido de copias ya habían sido distribuidas y por el mundo y un grupo de propietarios las escondieron hasta la muerte de la viuda, y así salvaron la que es para mí la mejor película de vampiros de la historia, una joya impregnada de poesía, expresionismo y romanticismo.


Trailer realizado para la versión restaurada y con los tintes originales

Si bien  no la mejor, pero si la que más fama alcanzó fue a Drácula de 1933, con el conde interpretado por el inefable Bela Lugosi. Como siempre hay una imagen que queda en el inconsciente colectivo, en el caso de Drácula es este indudablemente.


Recomiendo la genial “Ed Wood” de Tim Burton, donde vemos la relación entre Wood y un viejo y olvidado Lugosi, magistralmente interpretado por Martin Landau.


Otro Drácula famoso fue Christopher Lee, que lo interpretó en más de una ocasión.


Bizarreada setentosa, un Drácula con ritmo disco


Otra gran adaptación, la más fiel hasta el momento quizá, es la Drácula de Coppola, con el conde interpretado por Gary Odman


________________________

Espero hayan disfrutado del post y les deseo que despues de leerlo puedan dormir esta noche, eso sí, tápense hasta la frente con la frazada… a ver si se les aparece algún Jack por su habitación, mbuajajajajaj

10 comentarios:

  1. Qué trabajo de investigación Dario! Cada vez que veo los personajes de jack pienso en la inocencia de la época en la que fuimos niños...mirá vos estos personajes "del terror", si no dan más ternura que otra cosa. Lamentablemente hoy día las cosas ya no son tan ingenuas, para desgracia de las nuevas generaciones de chicos. Nosotros la pasamos genial de pibes!!! Un saludo y de nuevo felicitaciones por el post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ya lo creo que la pasamos genial. Por otra parte a mi personalmente me gustan más los esqueletos de cartón o telgopor de las antiguas películas que los echos por computadora de las actuales. En el fondo me parecen más reales los antiguos, tienen peso, proyectan sombras reales y tiene el encanto de o artesanal, de la mano humana; los modernos son livianos, descafeinados.

      Eliminar
  2. Un post mejor que el otro!! El Frankie a control remoto es tuyo?
    La frutilla del postre: el recientemente desaparecido Ricardo vertido de diablito....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias anónimo, sea quien fuere. El Fankie de lata no es mio, ojala lo tuviera!!!

      Eliminar
  3. Tremendo Darío, y no sólo por la colección, sino más que nada por la investigación y búsqueda de material que tiene la entrada. Como hago algo similar en cada una de las entradas de mi blog, se que no es nada fácil pero que, como seguro lo hacés con la misma pasión que yo le pongo, no es una trabajo, sino que es una gran satisfacción.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias che. Y si, lleva muchisimo trabajo y se hace literalmente por amor al arte. A mi me encanta y aprendo. Abrazo.

      Eliminar